Make your own free website on Tripod.com

   MI INFANCIA, GLEW Y LOS TRENES  

(Por Gabriel Miranda)

 

Uno de los primeros recuerdos que vienen a mi memoria es el tren "local" (de Glew a Plaza Constitución) que en el año 1968, partía alrededor de las 16 horas desde el andén Nº 3 o "vía muerta" de la vieja estación. La particularidad de este tren es que solía correr arrastrado por una locomotora a vapor (luego supe que se trataba de una Clase 8A) en época en la que ya reinaban en los servicios suburbanos, las diesel General Electric U13.

Locomotora a vapor Clase 8A

Locomotora General Electric U13

En esos años y aún en los '70 y los '80, pasaban por Glew muchos trenes de cargas; con ellos me entretenía contando la cantidad de vagones que los componían (generalmente eran 44 o 45), viendo si los vagones eran cerrados o abiertos (chatas de borde bajo). Estos cargueros traían al final de la formación el "furgón de cola", que casi siempre era ese tan característico del Ferrocarril Roca, es decir el llamado "Furgón lastrado".

Vagón de carga cerrado

Furgón lastrado del F. C. Roca

Antes de continuar con mi relato, quiero mencionar que soy hijo, nieto y sobrino de ferroviarios y que esto sin duda, y felizmente, me marcó en cuanto a mi gusto por los trenes.

Siguiendo con mis recuerdos, no quiero dejar de destacar a las locomotoras que he visto pasar por Glew. Además de las ya citadas, recuerdo haber visto corriendo los trenes cargueros a las Baldwin Lima Hamilton y a las enormes Alsthom del Roca (al ser un niño me parecían más grandes aún), pasando a marcha lenta y dando la sensación de que se hundirían los rieles.

Mi locomotora preferida era la Cockerill-Ougree. La admiré a partir de los viajes que a fines de los '60 y principios de los '70, realicé junto a mis familiares a Bahía Blanca en los llamados "trenes generales". En esos años, esta máquina era la titular en ese servicio y en otros diagramas al sur de dicha ciudad. La Cockerill siempre me pareció extraordinaria, valorándola por sobre otras por poseer doble cabina de conducción. Por Glew, vi pasar a las Cockerill sólo cuando estas locomotoras fueron asignadas para reforzar la dotación de máquinas de los trenes suburbanos, aproximadamente en los años 1976-1977.

Locomotora Cockerill Ougree

        También recuerdo los viejos coches de pasajeros de madera de los trenes suburbanos, antecesores y luego contemporáneos de los Materfer metálicos.

Coches de pasajeros de madera

Coches Materfer metálicos

En 1972, viajando en un tren compuesto por coches Materfer (entre las estaciones Guernica y Glew) y luego de cruzar una formación de coches de madera, recuerdo haber observado -al asomarme por la ventanilla y mirar hacia el sur- un tren carguero del Ferrocarril Belgrano arrastrado por una vaporera, cruzando el hoy desaparecido puente ferroviario que se situaba al sur de la estación Guernica.  Dicha formación corría por el ramal La Plata - González Catán, pasando por la estación Villa Numancia.

Locomotora GAIA

A principios de los años '70, algunos de "trenes locales" llegaban y partían, a y desde Glew conducidos por unas locomotoras que recién se incorporaban a la línea Roca; ellas eran las GAIA.

Locomotoras General Motors GT-22

        Hacia 1972-1973 los trenes rápidos a Mar del Plata comenzaron a correr con locomotoras General Motors GT-22, que recién llegaban -eran importadas- al Ferrocarril Roca.

        A mediados de los '70 aparecieron en los trenes suburbanos de pasajeros, incorporados (por poseer baños) en el centro de las formaciones, los coches Werkspoor holandeses.  De estos coches, lo que más me llamaba la atención era la disposición de los asientos siendo, por ejemplo a la izquierda dobles y a la derecha, triples y poseyendo angostos pasillos.

Coche  de pasajeros Werkspoor holandés

          Todos los mencionados, constituyen mis más hermosos recuerdos ligados a mi infancia, Glew y los trenes.

 

FUENTES

• Fotos obtenidas de la página Web "A TODO TREN..." del Sr. Roberto Yommi y de otras páginas Web.

• Fotos obtenidas de la Revista TODO TRENES y de la Revista del FERROCLUB - N° 28

 

Gabriel Miranda © 2002

-Ferroamigos del Sur-

Mas anecdotas

Home